Modiko Passive House

El Portal de construcción sostenible en colaboración con Quercus, han elaborado un estudio para conocer si los portugueses consideran la temperatura de su casa fría, cálida o confortable.
De los cerca de mil encuestados, el 74 % considera que sus casas son frías en invierno, el 25 % dijo que eran calientes en verano y solo el 1 % afirmó que su casa tenía una temperatura agradable.
De los portugueses que señalaron tener una casa fría en invierno, el 35 % dijo recurrir a ponerse más ropa y utilizar más equipos para calentarse, el 21 % utilizó más equipos para este fin y el 20 % dijo solamente utilizar más ropa.
En el caso de los encuestados que consideran su casa fría, el 21 % comentó que tenía que realizar “un aumento significativo” de energía, de casi el doble, para mantener el confort en el hogar, el 37 % dijo no poseer ningún tipo de aislamiento en su vivienda, casi el mismo porcentaje de aquellos que comentaron no saber si su casa contaba o no con aislamiento (35 %).
La mayoría vive en edificios construidos entre 1980 y abril de 2004, la mayor parte con cristales dobles en las ventanas, pero no cuentan con marcos de rotura térmica, “algo que no contribuye nada a la eficiencia del vidrio”, según los expertos en ambiente.
Quercus recuerda que, en 2003, una investigación realizada por la Universidad de Dublín concluyó que Portugal es uno de los países de la Unión Europea (UE) “donde más personas mueren por la falta de condiciones de aislamiento y calefacción en las casas”.
La asociación señala al poder adquisitivo de los portugueses y “a la electricidad más cara de Europa” para indicar que es “normal que solamente suelan recurrir a ponerse más prendas de ropa” para combatir el frío de la vivienda.
Para los ambientalistas, se deben definir políticas locales que aporten subvenciones a la rehabilitación sostenible de los edificios, apostando por el aislamiento para lograr mantener el calor generado dentro de la casa.
También es muy importante sensibilizar a los portugueses de la necesidad de adoptar nuevos diseños o sistemas de construcción que sean más ecológicos y eficientes.
Quercus recuerda que la eficiencia energética, “además de ser una clara necesidad, es un aspecto obligatorio” establecido en la directiva europea sobre el rendimiento energético de los edificios.
Por ejemplo, Modiko®, empresa vanguardista en la construcción, ha implementado este concepto desde hace bastante tiempo mediante “Modiko Passive House”.
Los proyectos de construcción son exigentes y tienen que cumplir los requisitos definidos por el “Standard Passive House” (el estándar reconocido a nivel internacional como el más riguroso en cuanto a rendimiento energético de los edificios) y, por consiguiente, cumplir con los requisitos que estipula la Directiva para el rendimiento energético de los edificios [Energy Performance Building Directive (EPBD, 2010)] y la normativa nacional de confort térmico y eficiencia energética de edificios.
Las “Passive Houses” son construcciones que ofrecen un elevado nivel de confort en invierno y en verano, que se consigue sin necesidad de recurrir a sistemas de calefacción o de aire acondicionado de alta potencia adicionales; tanto en invierno como en verano, el edificio es capaz de mantener una temperatura agradable de unos 20 °C o inferior a 25 °C respectivamente (temperatura de confort).
Una Passive House combina técnicas de construcción bioclimáticas y pasivas (buen aislamiento, uso de energía solar pasiva a través de vanos acristalados, etc.) y un sistema activo de ventilación (de muy bajo consumo) con recuperación muy eficiente del calor y del aire utilizado en el interior que, al ser extraído, genera un precalentamiento pasivo del aire fresco que se introduce.